El “Oasis” Vasco

“Tenemos las manos limpias, nosotros tenemos las manos limpias. Mire, ¿sabe por qué tenemos las manos limpias? Primero, porque no encaja con nuestra cultura y nuestros valores políticos y sociales. Segundo, porque en Euskadi funciona la separación de poderes: el poder legislativo controla y el poder judicial es un poder independiente y no condicionado por el Gobierno”

 

Así respondió en 2014 el lehendakari y candidato del PNV Iñigo Urkullu, en un tenso debate con Gorka Maneiro (UPyD) sobre la existencia de corrupción en Euskadi.

Ahora llegan las elecciones autonómicas del País Vasco, y lo que es un problema capital en España, poco parece preocuparle a los vascos. Pero, ¿es cierto que no hay corrupción en el País Vasco?

Hace unos meses, Andoni Ortuzar (presidente del PNV) manifestó su malestar al considerar que existe el deseo de asociar al PNV con la corrupción cuando, al parecer, el País Vasco no tiene ese problema y mucho menos su partido. Recordemos que lo mismo se decía de Cataluña, hasta que empezaron a destaparse agujeros millonarios como el “caso Pujol” o el “caso del 3%”.
Los nacionalistas vascos, sin embargo, cargan duramente contra UPyD, EH Bildu y PP por tratar de vincularles con la corrupción o con otras prácticas ilegales.

Comisiones de “calderilla”

El gran sumario de corrupción en la comunidad autónoma vasca es el “caso De Miguel”.
Se trata de una macrocausa contra varios cargos del PNV (entre los cuales se encuentran Alfredo de Miguel, “número dos” en Álava). Están acusados de haber cobrado comisiones ilegales a cambio de influencias y adjudicaciones de contratos.
El juicio está próximo, tras más de un lustro de espera.

El partido siempre lo ha atribuido a conductas individuales, desvinculando al partido de dichas prácticas.
Portavoces cualificados del PNV, como Ortuzar, se han permitido calificar de “calderilla” el impacto del “caso De Miguel” al aludir un escaso impacto económico, según el partido, de 200.000 euros. Sin embargo, la causa es más amplia y va más allá de las adjudicaciones gubernamentales, y se estima que las empresas pantalla de De Miguel llegaron a recaudar hasta 660.000 euros solo en comisiones. Algunas operaciones estaban valoradas en 65 millones de euros.

0

Remontando la historia del País Vasco, encontramos (también) el caso del fraude con las licencias de las máquinas tragaperras. Y, más recientemente, el desvío de 1,2 millones de las obras del museo del modisto Cristóbal Balenciaga.
Hay también investigaciones abiertas por la concesión de ayudas públicas con valor de 65 millones a los proyectos Hiriko y Epsilon, impulsados por el propio PNV.

 

¿Sigues creyendo que la corrupción es un problema inexistente en el País Vasco? ¿O tal vez empieces a creer que mantiene en secreto el Oasis de la Corrupción Vasca?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s