Infraiber y la parcialidad de los medios

No hace falta mucho esmero para darse cuenta de que un fuerte sector de la prensa mexicana actúa, bajo alguna consigna, por interés. O para decirlo de una forma más clara: por dinero. La corrupción no es algo exclusivo de las grandes corporaciones o los gobiernos. Y este, estimados amigos, es un caso bastante evidente.
La prensa sesga, manipula, es parcial y poco objetiva. Solamente nos transmite la verdad cuando le conviene.

 

Recientemente fueron publicados algunos artículos en la revista mexicana Etcétera en los cuales se habla del caso OHL vs Infraiber. Me parece un gran acierto que la publicación haya dado un poco de luz a un tema que incomoda al pueblo. Un pueblo que detesta que le mientan a la cara, que no se les diga toda la verdad o que se encubra una historia que les afecta (y mucho).

pos7 2

Tristemente, el caso OHL vs Infraiber es uno de esos en los cuales los medios de comunicación no terminan de decir toda la verdad. Y es que, contrarios a la postura de Etcétera, nos encontramos con algunos medios que no muestran más que un montón de tripas de pescado con una nota: ¿A que huelen a pescado podrido?
Estos medios se están dedicando a atacar a la constructora española mientras, con la otra mano, encubren la corrupción de sus compatriotas de Infraiber.

 

Esto me lleva a cuestionarme: ¿acaso la prensa en México no es tan rigurosa en sus investigaciones? ¿Por qué nos muestran solamente una cara de la moneda en lugar de la moneda entera? ¿Tal vez pretenden hacernos creer que Infraiber no cometió ningún acto de corrupción? ¿Quizás creen que nos olvidamos del contrato millonario que firmaron?
Haciendo alusión a la comparación que realizaron con David y Goliat… El pequeño David no es la víctima indefensa. En este caso (y estoy seguro que no es su “primera vez”), Infraiber se sirvió de dudosas armas de combate, pues ningún medio de comunicación se ha planteado de dónde salieron las famosas grabaciones del escándalo. En cualquier país del mundo pinchar un teléfono es un delito.
Eso sin contar los 10 artículos por los que Infraiber pagó al prestigioso diario La Reforma, con un coste de dos millones y medio de pesos (unos 140.000€).

Esos medios han revelado solamente parte de la información. Ni siquiera se han dignado a contrastarla o llevar a cabo una investigación. Han callado toda la parte de la historia que afecta a Infraiber. Nadie menciona que la empresa de Pedro Topete y Paulo Díez se formó solamente 90 días antes de que se les adjudicara un contrato millonario, lo cual significa que no tenían ninguna experiencia del trabajo que se les encargó. Tampoco se menciona en ninguna nota que el capital inicial fue de 50.000 pesos (menos de 3.000€) y que con este tamaño les adjudicaron el contrato que, según el periodista Raymundo Rivapalacio, estaba evaluado en cuatro mil millones de pesos (unos 224 millones de euros).

post7 1

Dígame usted, ¿qué empresa de juguete como Infraiber obtendría tan fácilmente un contrato de esa magnitud? ¡Exacto! Una empresa creada bajo la complacencia de los funcionarios públicos.
Y si eso no es corrupción, ¿entonces de qué negocios se queja Infraiber con las autoridades mexicanas, y por qué no está sujeta a investigación?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s